martes, 2 de septiembre de 2014

La 'pretendida' Malagueña del Niño del Huerto

Manuel Vallejo


Advierto que no es pretensión mía la de crear polémica con esta entrada, pues obedece a la petición de un buen amigo y compañero como lo es Andrés Raya y a las ganas de aclarar en la medida de mis posibilidades un estilo de Malagueñas que entiendo no se corresponde con la realidad.

Entre las diversos estilos de Malagueñas,  existe uno, muy en la línea de la Malagueña del Mellizo -demasiado añado yo-, al cual se le ha denominado 'Malagueña del Niño del Huerto' por muy diferentes autores. Los hay que incluso, le han denominado 'Malagueña del Marruro', sin fundamento alguno en que basar dicha hipótesis. Esto  ha creado  tal confusión entre los aficionados, los cuales algunos han considerado la Malagueña del Mellizo como sucedáneo del estilo atribuido al 'Niño del Huerto' y no al contrario como debería de ser.

Antes de proceder a su análisis, veamos quien es el 'Niño del Huerto', del cual no existe referencia alguna en prensa histórica y mucho menos discográfica, es más, aún se desconoce con exactitud, su nombre y apellidos.


Diccionario enciclopédico ilustrado del flamenco (Blas Vega&Río Ruíz)


"HUERTO, Niño del:. Fuengirola (Málaga), siglos XIX-XX. Cantaor. Destacó por malagueñas, estilo por el que interpretaba letras sumamente folletinescas, costumbre, por otra parte, un tanto acentuada en algunos cantaores de su promoción. "

Jorge Martín Salazar, en su estupendo libro 'Las malagueñas y los cantes de su entorno'. nos dice a este respecto lo siguiente:

Añadir leyenda
"Muy próxima a la mencionada del Niño de Cabra hay otra malagueña, un tanto indefinida, que algunos atribuyen al Niño del Huerto y otros al Marrurro, pero es conocida generalmente a través de la versión de Vallejo; cante este último, que pese a su a su indudable relación con los estilos del Mellizo, hemos preferido incluir dentro del apartado que más adelante aparecerá titulado como “Las otras malagueñas”.   .../...

F.5. MALAGUEÑA DEL NIÑO DEL HUERTO (¿DEL MARRURRO?)  

 Del Niño del Huerto, nacido al parecer en Fuengirola a finales del siglo diecinueve, casi nada sabemos, ni siquiera su nombre; incluso es discutible que la malgueña que nos ocupa sea creación suya, pues Pepe Navarro afirma que pertenece al seguiriyero jerezano Diego el Marrurro; además, mantiene la opinión de que, según sus informes, el Niño del Huerto, al que no llegó a escuchar, era un cantaor de voz potente, aunque de escasa calidad artística. La atribución al cantaor de Fuegirola parece proceder de Yerga Lancharro, manteniéndola también José Blas Vega en la Magna Antología del Cante Flamenco, aunque en su posterior obra sobre Chacón considere a esta malagueña como un cante poco definido.
  
 Las versiones que de esta malagueña conocemos son todas de Manuel Vallejo (la contenida en la “Magna Antología”, que canta Juan de la Loma, es sólo una copia de menor calidad de la versión de Vallejo). Dicha versión es un cante muy próximo a su vez a la modalidad del Niño de Cabra que incluimos entre las malagueñas cortas del Mellizo. Tan próxima es, que nos ha asaltado a veces la tentación de considerar a ambos cantes como constitutivos de un mismo estilo, quizá separados únicamente por las maneras interpretativas de unos cantaores, como el Niño de Cabra y Vallejo, de tan fuerte y distinta personalidad. " 

Efectivamente, la versión que conocemos de este 'pretendido' estilo, la conocemos por el cantaor sevillano Manuel Vallejo, el cual en ninguno de sus registros sonoros la tildó bajo título del Niño del Huerto y sí primeramente como de Enrique el Mellizo. 

 Repasemos su discografía, salvo error en contrario:

-El primer registro que encontramos de dicho cante lo realizó Vallejo con la guitarra de Ramón Montoya en 1922, editado en 1923 para la casa PATHE (Número / Matriz : 87446-- Nº de Catálogo : 2263--Etiqueta : Azul-Pizarra-Título 'A la mare mía' --MALAGUEÑA DEL MELLIZO)

A la mare mía
una pena lenta y mala
se había llevaíto a la mare mía.
Hasta la cama temblaba
al ver lo que a mi me decía
y los consejos que me daba


-El segundo registro lo grabó en 1925 para la casa ODEON con la guitarra de 'Niño Perez'  (Número / Matriz : SO 3528--Nº de Catálogo : 013657--Etiqueta : Verde--Pizarra-Título 'A la mare mía'--MALAGUEÑAS).

-El tercero, para la casa GRAMOFONO en 1929, con la guitarra de Ramón Montoya (Número / Matriz :  BJ 2730-1--Nº de Catálogo : AE 2910--Etiqueta : Verde--Pizarra- Título 'A la madre mía'--MALAGUEÑA DE VALLEJO)

- Y el cuarto y último, impresionado para la casa GRAMOFONO en 1935 con la guitarra de Manolo de Huelva (Número / Matriz : OKA 0189--Nº de Catálogo :  GY 0200--Etiqueta : Azul--Pizarra--Título: 'No te hagas ilusiones' 

A la vera mía
no te hagas la ilusión
de volver a la vera mía
Porque me hicistes traición
tanto como te quería
de mi no aguardes el perdón.


Como es comprobable, en ninguno de sus registros la titula como del Niño del Huerto y sí como del Mellizo en su primer registro, después se atribuye el estilo como propio (¿?), para posteriormente dejarla como Malagueña sin atribución, en dos de sus cuatro grabaciones. En ambos ejemplos musicales realiza el mismo estilo de Malagueña.

Antes de continuar con las declaraciones del investigador de flamenco Yerga Lancharro que pondremos a continuación, se hace necesario escuchar la versión de la Malagueña del Mellizo en la voz de Aurelio Sellé (1962-guitarra Andrés Heredia).

Aurelio&Andres Heredia 1962_A la mare mía_M doble Mellizo


La única diferencia entre ambas Malagueñas, estriba en el primer verso, acometido por Vallejo en tonalidad muy cercana al Taranto de Manuel Torre y Aurelio en el de Malagueñas, pero el resto es prácticamente igual, con la diferencia melismática propia de la personalidad de ambos cantaores... pero solo eso..

- En la revista flamenca CANDIL nº 104 - Año XIX (marzo-abril de 1996), Yerga Lancharro publicó un artículo al cual tituló 'MALAGUEÑA DEL NIÑO DEL HUERTO -- ENDEREZANDO ENTUERTOS' que puede consultarse íntegramente en el blog 'Flamencuras' en el siguiente enlace  Malagueña del Niño del Huerto-Enderezando entuertos

Entre otras cosas, Yerga Lancharro nos cuenta que estando  en su propio domicilio con Manuel Vallejo, este le realiza las siguientes manifestaciones, relativas a dicha Malagueña:

"Sobre esta última me dijo que no era suya. Que él no había creado ningún cante. Que sí es cierto que tiene unos fandangos personales y otro por soleá. La malagueña, prosigue diciendo: “Es del Niño del Huerto”, mi amigo y maestro. El me la enseño’ como así mismo un Pregón que lo tengo grabado en “La voz de su Amo”. Residía en Melilla, y siempre que iba a actuar allí, procuraba no regresar sin verlo. Tomábamos unas copas y aprovechaba para pedirle que me cantara un Pregón por lo “bajini”, porque el pobre hombre había perdido su voz a consecuencia de una afección de garganta, teniendo que buscarse la vida fabricando toldos."

Es decir, si le hacemos caso al citado texto, Vallejo faltaría a la verdad en su primer y segundo registro sonoro de dicho cante, algo que no alcanzo a entender. Tampoco -parece ser- conocía el nombre y apellidos del Niño del Huerto, extremo que a buen seguro se lo hubiera preguntado Yerga Lancharro al maestro Vallejo, porque si en algo se distinguió el citado investigador fue en el de conocer los máximos datos posibles de los cantaores flamencos.

Contínúa el relato Yerga Lancharro con una carta que le remite el cantaor 'Juan el de la Loma' que transcribo a continuación:

“Fuengirola, a seis de noviembre de 1973. Señor don Manuel Yerga Lancharro. Fuente de Cantos. Badajoz.

Amigo mío: En mi poder su carta, en la que me habla de la malagueña “Ay, la mare mía”. A su pregunta le contesto que su creador fue Antonio González Marfil “Niño del Huerto”, nació en Málaga, en el barrio de la Pelusa. Se marchó a Melilla el año 1921. El mayor tiempo lo pasó este hombre en dicha ciudad y en Almería, establecido con un negocio de fabricación de toldos, porque se quedó afónico muy joven. Cuando yo aprendí su malagueña, en el año de 1927, ya estaba enfermo de garganta. El me dijo que la malagueña era suya y también me lo aseguró Rafael Pareja. Cuando Vallejo aprendió y grabó ese cante, ya llevaba yo bastante tiempo cantándolo. Es posible que Manuel Vallejo la aprendiera de él, porque eran muy amigos. Murió en Melilla el año de 1943, a los ochenta y tantos años de edad. Esta es, señor Yerga, la información que le puedo facilitar. Por hoy nada más. Un saludo de su amigo Juan Gambero Martín."

Para el citado cantaor, el nombre y apelllidos  del Niño  del Huerto es ANTONIO GONZALEZ MARFIL, natural de Málaga (barrio de la Pelusa), no de Fuengirola como citan otros autores. He de decir que consultado la prensa melillense, más concretamente El Telegrama del Rif de fecha 26 de mayo de 1918, encontramos una noticia con los citados datos, que bien podría corresponderse con el cantaor en cuestión, aunque no pueda afirmarse con rotundidad. La noticia no es flamenca, ni tampoco he encontrado rastro alguno de ninguna actuación del reiterado cantaor.



Tampoco es importante el año que cita 'Juan el de la Loma' (1921), entre otras cosas porque alega en su escrito que aprendió dicha Malagueña en el año 1927, antes que Vallejo, cuando hemos visto que 'La llave de Oro del Flamenco' la impresiona en 1922... ¿? Otro galimatías que no hay por donde cogerlo.

Juan de la Loma&Paco de Lucía_A la vera mía_M. Niño del huerto 



Continuadores de esta 'escuela' cantaora fueron -entre otros los siguientes:

Niño de Alcalá con Niño Ricardo_Niño del Huerto


Barquerito de Fuengirola&Gabriel Cabrera_La Malagueña que el niño del Huerto creó_M. Niño del Huerto



Juan Valderrama: Malagueña del Niño del Huerto 



Todas las versiones expuestas aquí, siguen el patrón de Manuel Vallejo y sinceramente -visto lo visto- no puedo considerar como estilo válido el del Niño del Huerto, entre otras cosas porque lo que hace es 'demasiado' parecido con la Malagueña de Enrique, enorme creador y primer malagueñero que se sale de los cánones de la Malagueña tradicional, al contrario del 'Niño del Huerto' del cual no hemos hallado ni un solo registro sonoro pese a la época que le tocó vivir y ni siquiera alguna actuación artística  donde poder basar su autoría.

Los cantes de Enrique el Mellizo, además guardan lo más importante que tiene una creación flamenca, que es el 'armazón melódico' que lo hace inequívocamente suyo. Sus cantes tienen firma de autor y aunque se introduzcan elementos nuevos propios de la personalidad del cantaor de turno, no dejan de ser obras de su autoría. Hay un refrán, quizás inapropiado, pero que viene al pelo que dice que 'aunque la mona se vista de seda, mona se queda' y el estilo imputado al Niño del Huerto, si es cierto que la creó, no es ni más ni menos, que una versión 'libre' del cante por Malagueñas del cantaor gaditano.