miércoles, 25 de diciembre de 2013

A el 'Perlo de Triana' con cariño.


Hoy hubiera cumplido 'El Perlo de Triana' 88 años de flamencura. El pasado sábado día 21 te nos fuiste de este mundo terrenal hacia el Olimpo flamenco, al lado de tantos y tan buenos flamencos como dió ese bendito vivero de artistas, como fue tu barrio de  Triana.

Perla de Triana
Eugenio era hijo de José Carrasco de los Reyes y de Antonia Morales Jiménez (a) Perla de Triana, fallecida en Sevilla el 25 de agosto de 1972, a los 75 años de edad, víctima de un accidente mortal de circulación. Tuvo por hermanas a Encarna y a Antonia, las cuales fueron componentes del grupo 'Triana Pura'. Vió sus primeras luces en Málaga de donde era natural, trasladándose al barrio de Triana en su más temprana juventud. Tuvo como madrina a la Niña de los Peines, de la cual se quejaba de que pese a gustarle su cante, nunca le prestó la debida atención.

Su madre alternó con los más grandes artistas del momento, caso de Manuel Torre, Chacón, Vallejo, La Macarrona, Centeno, Canalejas, etc..

Eugenio, el cantaor/poeta de la Plaza Monte Pirolo, actuó  en los principales tablaos de Madrid y realizó numerosas 'turnés' con las principales figuras de la canción española y del flamenco. Llegó a grabar 4 discos y fue en 1959 cuando aprendió a escribir y aficionarse a la literatura, tal como él mismo nos refleja en esta interesante entrevista que le realiza el periodista Jose Luis Montoya, publicado en el ABC de Sevilla de fecha 27.04.1996


Llegó a publicar más de 15 libros, de entre los cuales destaco tu obra  'Corazón Gitano' la cual me dedicaste en una ocasión, siendo también importantes -entre otros- los siguientes: 'El abuelo josé, las cincuenta lágrimas de Dios y otros cuentos' prologado por el profesor Fernando Rodríguez Izquierdo, 'Juan Ramón, Platero y yo' y  'El toro y su hijo'.


ALGÚN RECUERDO

Se aglomera por siempre
algún recuerdo
en esta mente mía
tan inquieta,
que el corazón, pensando en ti
me muerdo.
Tu nombre lo sembré 
en una maceta,
donde nacieron rosas
como aliento.
Los pájaros supieron
de mi suerte.
Subordinado soy
del sentimiento
que hasta el alma me duele 
de quererte.

Antonio Barberan y Perlo de Triana (Taberna Casa Manteca -2007)

Eugenio acudía a menudo a Cádiz, sobre todo en Verano. Cogía su autobús Comes, algunos libros de su cosecha y venía a buscarse la vida principalmente al Barrio de La Viña (Casa Manteca y El Albero de Rebujina). Persona con muy escasos recursos económicos, pese a su innato talento. Siempre venía ataviado igual; zapatos de cuero de color marrón y blanco que dejaban entrever un pasado glorioso, camisa cubana que lo proveía de aspecto indiano y sombrero de paja como el de la foto de arriba, pero sobre todo gastaba siempre una sonrisa fresca y de eterna juventud.

En el 2001 el sello Pasarela editó unas interesantes grabaciones de su familia correspondiente al período 1964-68.


De este trabajo, vamos a escuchar la pista nº 6, desconociendo el guitarrista que lo acompaña en el recitado titulado 'Un ole a tiempo'., cuya letra debería de ser de 'obligado cumplimento'.

 
 


Le conozco un par de discos en solitario, uno publicado para la casa Regal en 1967 (45 rpm; 17,5 cm) en el cual le acompaña la guitarra de Miguél de León y otro para la casa Alhambra del cual desconozco la fecha de publicación y en donde intervienen Niño Ricardo y la bailaora gaditana 'Marujita Baena' la cual casó con Enrique, hijo de Manolo Caracol

En enero del 2011 se le realizó un homenaje en el Círculo Mercantil dentro de  una sesión de Literatura del curso de 'Temas Sevillanos' cuyo acto fue presentado por Marisa Cerdá.

 Al año siguiente fue nombrado trianero de honor, junto a la bailaora Luisa Triana y Jose Luis Vadillo, antiguo jefe de la comisaria de dicho barrio, por la Comisión organizadora de la Velá de Santiago y Señá Santa Ana.

El 20 de noviembre de dicho año recibió su último homenaje en el Teatro Lope de Vega, acto presentado por Manuel Cerrejón y Rafael Cremades y en donde tomaron parte los  artistas que se citan en el cartel anunciador.


Eugenio sabía muchas historias de los flamencos, sobre todo de los gaditanos. Le llegué a grabar 'a lo barbero' un romance que no encuentro y un pasodoble de Carnaval de 1935, relativo a un suceso acaecido en esta Ciudad en julio de 1934, en 'La Parra de  La Bomba', donde se acusó y sentenció al torero Joaquín Rodríguez 'Cagancho' de arrojar una cerilla a una joven con la cual conversaba en dicho establecimiento. Triste suceso que tuvo obviamente repercusión en las letras del Carnaval al siguiente año. Desconozco cual fue la agrupación pero me inclino por la chirigota 'Los Leñaores' de Manuel López Cañamaque, la cual se alzó dicho año con el primer premio en el Teatro Municipal. No obstante, espero que mi buen amigo Javier Osuna me saque de dudas con respecto a ese pasodoble.

1935-LOS LEÑAORES de Manuel López Cañamaque.


 

Uno de sus más famosos temas como letrista fueron los tangos que popularizó El Turronero 'Me tocó perder' musicados por Paco Cepero y que con posterioridad grabó Manolo Escobar.


En el ABC edición de Sevilla de fecha 30 de enero de 2005 se publicó una interesante entrevista realizada por el periodista José Mª Arenz Ana, la cual inserto a continuación.


Ya me despido de ti, querido amigo y maestro, pero lo hago por Fiesta, porque ser flamenco es vivir en eterna fiesta, pese a las fatiguitas dobles que recorren nuestro cuerpo. También quiero dejar otro de tus preciosas composiciones para los paseantes de este tu Callejón. ¡Hasta siempre Eugenio!

SOLEA

En mi soleá tu llevas
mi corazón como aliento,
una 'jartá' de cariño
y un montón de sentimiento.