jueves, 28 de febrero de 2013

Se prohibe el cante. El malo.El bueno no...¡por favor!

A mi amigo José 'Rebujina' por el arte que me regala cada vez que voy a su encuentro.

Cuando voy a la taberna
lo primero que pregunto
si la tabernera es guapa
y el vino tiene buen gusto


Típico y hasta tópico llegó a ser el cartelillo de marras que prohibía el cante en esas tabernas de Andalucía y aún fuera de ellas. Eran época de restricciones y de prohibiciones y la taberna, lugar sagrado, santuario del flamenco fetén, llegó a ser invadido por ese infame cartel. SE PROHIBE....... Que le gusta prohibir a los dictadores. Deberían de OBLIGAR en vez de PROHIBIR. obligar a LEER, A SER MEJORES PERSONAS, A SER SOLIDARIOS, A SABER ESCUCHAR, A SABER RESPETAR, etc..pero no PROHIBIR, eso reconozco que  NUNCA ME GUSTÓ. Las buenas conductas sociales no se aprenden con la prohibición, sino con la educación en las mismas.

En Cádiz a las tabernas las llamábamos 'Tiendas' o 'Baches' en Jerez 'Tabancos' y estas significaron en muchas ocasiones, el refugio para tiempos difíciles, la tertulia después del trabajo, el punto de encuentro de viejos amigos, la algarabía y porque nó, la tristeza, desconsolación y la búsqueda del cariño ajeno. Indiscutíblemente EL CANTE surgía despues de varias limetas de vino de la tierra,  golpes de nudillos en desvencijadas mesas y ese olor a madera rebujaita con vino. 

Algún montañés o andaluz, que más da... se hartó de tanto cante y tanta problemática que surge alrededor de una botella y terminó  por prohibirlo, aunque no en todas las tabernas a ¡Dios gracias!. Desconocía ese industrial, que la conflictividad no está unida al cante, sino al abuso del alcohol. 

Dicha prohibición en muchas ocasiones estaba justificada en la hora del cierre del establecimiento, donde si no se ponía coto a tiempo, se molestaba al vecindario. Y es que como decía Rafael Gómez Ortega 'El Gallo' 'hay gente pa tó'.

A colación viene el artículo que inserto del periódico festivo y literario 'Cádiz por dentro' de fecha 31 12 de 1911.


 En el fragmento de película que os dejo a continuación, se recuerda el ambiente de esos años, y se puede disfrutar del cante de un Terremoto pletórico de fuerzas y jondura. La película se llamó 'Los Flamencos' rodada en 1967, fue dirigida por Jesús Yagüe y donde toman parte amén de Fernando Terremoto, El Chaqueta, Fosforito y El Culata.

Como curiosidad se observa el cartelito de marras, al final de la barra, siendo el mismo retirado (como para no retirarlo cantando Fernando) por el propietario del bar. De ahí el título de esta entrada.



(Corregido 03.03.13)