sábado, 24 de noviembre de 2012

2º Soleá Petenera: Continuación y final.

(Continuación)


La Soleá Petenera cantada por Rafael Romero 'El Gallina" con la guitarra de Antonio Arenas en 1968, la ejecuta justo despues de cantar el Polo "Soy la ciencia del saber" y la utiliza como soleá de cierre, es decir la 'apola', pues este estilo es uno de los comunes para tal cometido.

El último ejemplo cantado por Manolo Oliver y que este imputa la paternidad a Silverio, es un verdadero galimatías en cuanto a la letra; toda vez que esta no guarda lógica alguna, pues cita en el relato a las ciudades de Cádiz, La Puebla, La Habana y Santo Domingo y no añade más por problemas de espacio. Aunque como nota característica hay que destacar la inclusión del verso '¡Ay! Soleá no pueo más'  que indudablemente lo acerca a la Petenera.

Y en Cádiz hice una muerte
yo en Cádiz  hice una muerte
la Puebla me sentenció
la Habana pide que muera
(Ay Solea no puedo más)
La Habana pide que muera
Santo Domingo que no
Yo en Cadiz hice una muerte
la Puebla me sentenció

Estilo segundo:

a)  Pepe el de La Matrona con Manolo El Sevillano (1947) SOLEÁ PETENERA 2



b) Antonio Mairena con Pedro Peña (1983) SOLEÁ PETENERA 2

 

c)  Rafael Romero con Perico el del Lunar (1958) SOLEÁ PETENERA 2

Rafael Romero (Foto: Paco Sánchez)
 

 
El audio de Pepe el de la Matrona, grabado en 1947 por el profesor García Matos, constituye el primer ejemplo impresionado de este cante,  y que este registró con el título de Soleá Apolá. El del 'Gallina', sigue el mismo esquema  y temática americana que el de Pericón y de el de la Matrona.

Por su parte en 1983, Antonio Mairena nos legó esta estupenda interpretación titulada 'Subí una alta montaña' donde dota a este cante de un ritmo más vivo.

Con respecto a este estilo, Ramón y Luís Soler estiman en su 'impagable' libro 'Antonio Mairena en el mundo de la Seguiriya y la Soleá', que la formación de este cante se situa en los mismos años que la anterior, esto es (según sus apreciaciones) 'avanzado ya el segundo tercio del siglo XIX..

Añaden más, -que después desarrollaré-, demostrando estos autores, una enorme capacidad deductora:

 "Tal vez obedezca a un intento de arropar a polos y cañas, interpretándose como remate de dichos cantes e incluso como preparación de ellos, y quién sabe si como introducción a la petenera. Esto último no resultaría nada extraño ya que viejos seguidores de los cantes de Silverio, y en concreto de éste, fueron Rafael 'El Moreno' y Chiclanita, transmisores ambos de esta soleá que muchos la han denominado con el término de soleá-petenera."

 Por su parte -como ya vimos- para Pierre Lefranc, 'La alusión a la petenera, que no se impone, bien pudiera ser una pequeña astucia promocional: un nombre conocido y que cae bien ayuda a promover un producto nuevo.'

Visto lo anterior,  procedo a localizar las letras en el tiempo en que fueron conocidas y que deparará no pocas sorpresas.

Con respecto a la relativa a 'Veracruz', la localizo en 1763. La misma se recoge en el 'Archivo Documental Espanol -Tomo XII' y cuenta las andanzas del jesuita 'Ajofrin' a su paso por Veracruz en dicho año y que transcibo a continuación:

'DIARIO DEL VIAJE QUE POR ORDEN DE LA SAGRADA CONGREGACION DE PROPAGANDA FIDE HICE A LA AMERICA SEPTENTRIONAL EN COMPAÑIA DE FRAY FERMIN DE OLITE, RELIGIOSO LEGO, Y DE MI PROVINCIA DE CASTILLA

Salimos de Madrid el día 20 de julio, a las 10 de la noche, el año 1763.
.../...
´Llegamos a Cádiz el día 26 de agosto, por la mañana, y estuvimos hasta el día 8 de septiembre, festividad de María Santísima en su gloriosa Natividad., A este tiempo estaban ya aprestadas para salir a Veracruz con azogues las fragatas del Rey 'Santa Florentina', alías 'La Perla', y 'La Concepción', llamada 'La Dorada'. Seguían también dos navíos mercantes: 'Nuestra Señora del Consuelo', por nombre el 'Oriflame', o 'Soflama', que igualmente iba a Veracruz, y el 'Toscano', que hacía viaje a Cartagena de Indias. A estas embarcaciones escoltaba hasta montar las Islas de Canarias el navío del Rey llamado 'El Guerrero'.
.../...
'Finalmente, dicho día 29 (noviembre), como a la una de la tarde, dimos vista al puerto tan suspirado de Veracruz, y cierto para nosotros que fue cruz, sino alegre dicha, cumpliéndose lo que se canta en aquella copla, que dice: 'Tres cosas hay en las Indias que causan horror y espanto: ni la Veracruz es cruz, ni Puerto Rico es tan rico, ni Santo Domingo es santo.
'

Y es que estas ciudades -antes hispanas-, allende de los mares, han estado siempre presente en nuestro cancionero hasta la pérdida del colonialismo. Concretamente esta tonada estuvo de moda durante todo el siglo XVIII y muy posiblemente, incluso antes. La letra puede que preservara la hegemonía de La Habana con respecto a las citadas anteriormente.



A colación viene, lo aportado por el musicólogo Faustino Nuñez, a un comentario mio en su blog 'El afinador de noticias'.:

"../... Como sabes la petenera, además de melodía, es compás, aire y acompañamiento (armonía). Esos cristalizaron en México (con elementos hispanos, africanos e indígenes rebujaos) y regresaron a España aclimatándose al  flamenco mucho después. Las tonadas, melodías, son varias. La del 'romance de la monja del Negro' o 'A la un yo nací' y varias más. Alguna con tremendo aroma antillano ('ven acá remediaora', 'Me acuerdo de ti más veces'). Yo ando aun en la hipótesis, sabiendo que la música ni se crea ni se destruye, sino que se transforma, como la energía."

Aunque desconozco los elementos musicales de esa cancioncilla recogida en 1763, bien pudo servir de embrión  de lo que después se bautizó como Petenera. Bautizo que ocurrió en tierras mejicanas sobre música netamente española, sin nombre conocido y cuya música, como bien dice Faustino, regresó modificada, como prueba las distintas noticias localizadas en la Prensa de Cádiz, relativas a la Petenera Veracruzana y Nueva Americana.


Similares letras  la hallamos por ejemplo en el Cancionero llanero de Venezuela.

Puerto Rico no es tan rico
como me lo han ponderao
ni Bajo Seco tan seco
ni Apure tan apurao.

En el libro titulado 'Disquisiciones nauticas'   de Cesáreo Fernández Duro (1877), también se recoge en la página 175, lo siguiente:

'Cantaban los marineros:

Ni la Veracruz es cruz, Ni Santo Domingo Santo, Ni
Puerto-Rico es tan rico, Para que lo ponderen tanto'.

Con respecto a la segunda letra (En la Habana hice una muerte) recojo lo aportado por el musicólogo Guillermo Castro Buendía, también en el blog del Afinador:

'Aunque algo tarde, llego y afino algo que pueda servir a los lectores.

La famosa letra que canta Matrona como Soleá Petenera:

En la Habana hice una muerte
La Puebla me sentenció
La Habana dice que muera
La Puebla dice que no

Está con alguna variación en una partitura para guitarra editada por Enrique Bergali (Sevilla) hacia 1899. Dice así:

En la Habana hice una muerte
Veracruz me sentenció
La Habana dice que muera
Veracruz dice que no

Se da el caso de que, además, la melodía de los tercios 2º y 3º de esta soleá, son muy parecidos a los tercios 4º y 5º de esta petenera. Ésto último, junto con la letra, podría indicar que esta modalidad de cante solearero pudo venir del aflamencamiento por soleá de una petenera más o menos popular en el XIX, o al menos de parte de ella.'

Pues bien, de esta letra el primer antecedente lo localizo en la zarzuela titulada 'Los Madriles':  pasatiempo cómico-lírico en dos actos y diez cuadros / original de los señores Ramos Carrión y Pina Domínguez ; con música de varios maestros. Esta obra se estrenó en el teatro madrileño 'Príncipe Alfonso' el 17 de junio de 1877,  publicándose al año siguiente en la imprenta de J. Rodríguez (Madrid). Transcribo la misma y es curioso como los autores, en vez de Petenera, escriben 'Pertenera' tal como lo hizo en su tiempo Estébanez Calderón en su obra Escenas Andaluzas.

"MANZANILLA. Me llamo Manzanilla, soy clara y fresca 'y he nacio en San Lúcar' de Barrameda. Vaya una caña y verán la alegría que hay en España. ' 
MÚSICA, PERTENERA.

Señor alcalde mayor
no prenda usté á los ladrones
porque tiene usté una hija
niña de mi corazon
que roba los corazones.

En la Habana hice una muerte,
Veracruz me sentenció, 
la Habana dice que muera,
Veracruz dice que no.

Ni Veracruz es cruz,
ni Santo Domingo es santo.
Ni Puerto Rico es tan rico,
¡Ay! Soleá, Soleá
Ni Puerto Rico es tan rico,
Ni la Habana vale tanto.


Eduardo Navarro, Director de 'Los Madriles'

Uno de los músicos que componen la obra, fue el alicantino José Rogel Soriano y esta es la partitura de la citada 'Pertenera.', que espero que algún amigo, nos la 'traduzca' musicalmente para que los 'profanos' como yo, podamos disfrutarla.

AMPLIACION DE ESTA ENTRADA: Tras publicar este artículo y una vez remitida a mi amigo 'el gallego' (Faustino) la partitura de marras, me envía la misma cantada para que podamos disfrutarla. Muchas gracias Faustino. Tu no te puedes imaginar como te agradecemos los aficionados a este arte, tus grandes aportaciones.

Faustino Nuñez

'Pertenera para piano y canto [Música notada]  por el maestro José Rogel;  cantada por la Srta. López en la Zarzuela en dos actos Los Madriles.'


No he encontrado antecedente escrito de dicha letra antes, si algún lector puede proporcionar alguna pista, sera a buen seguro bien recibida. De no existir, es muy probable que las letras citadas, fueran todas populares de Peteneras, que posteriormente se transformaron en soléa, tal como expresó Guillermo Castro.

La Correspondencia de España. 1/7/1877


1877 11 01_La Correspondencia de España



Y para terminar esta larga entrada, me despido con la versión de 'Flores el Gaditano' con la guitarra de 'Salvador Andrades', que a mi entender, es más de lo mismo. Esta soleá es 'hija' de una Petenera y de ahí su apellido. (Gracias por comentar)