miércoles, 20 de marzo de 2013

El flamenco Teodoro Guerrero 'El Quiqui' (1842-1905)

Café de Burrero
 Hoy nos visita en el Callejón del Duende,  uno de los primeros y fundamentales cantaores gaditanos,  pionero en el cante de Alegrías/Cantiñas y como es costumbre, relegado en el más absoluto de los olvidos, toda vez que se conocían exiguos datos sobre el mismo.

Teodoro Guerrero Cazalla  (a) 'Quiqui', Cádiz  (1842-1905), era hijo de Joaquín Guerrero Cabanilla, natural de Sevilla y albañil de profesión y de María Cazalla Aguirre natural de Cádiz. 

En 1850 localizo a la familia residiendo en el barrio de La Palma (La Viña) en la calle Corralón de los Carros. Tiene de inmediato vecino a Pedro Ortiz Gálvez (a) 'Churri' a cuya familia ya le dediqué una entrada. Teodoro Guerrero, solo tiene 8 años de edad.


Mucho insistimos tanto Faustino Núñez, Javier Osuna o el que suscribe, en que Cádiz tuvo/tiene dos barrios flamencos claros; el de Santa María como referente, pero también este de la Viña, que a su vez es cuna del carnaval gaditano, pero no por ello menos flamenco. En este mismo barrio y calle  -y al mismo tiempo- que 'El Quiqui', viven el afamado guitarrista José Patiño con su madre y hermanos oficiando el empleo de cerrajero y el gran José Cantoral Valencia, tablajero y de una importancia vital para el flamenco, tanto o más que El Planeta, como se verá en su oportuno momento.


También viven muy cerquita de los citados, Gabriel Monge (a) 'El Nene', y la familia Gandulla (a) Habichuela. Con anterioridad, y con poca diferencia de años, nos habíamos encontrado residiendo en la misma zona a Antonio Monge 'El Planeta', su hermano el bolero 'Luis Alonso' con su afamada academia de baile y  a su sobrino Lázaro Quintana, todos ellos moraron algún tiempo en la Plaza de la Cruz Verde,  antesala del barrio La Viña. Con estos vecinos y con las facultades que indudablemente tenía, se hizo cantaor y de los punteros.

La primera noticia que le localizo es en el Teatro del Balón el día 17 06 1867, donde toma parte en el juguete cómico de género andaluz titulado "Palmas y luces o una boda de flamencos"


Aquí tuve la inmensa fortuna de toparme con un cartel (AHMC) del referido espectáculo, donde nos aclara la participación del Quiqui.


El cartel dice literalmente lo siguiente: "En el que se bailará por todo el cuerpo coreográfico, el jarabe, el zapateado y la soledad, cantándose por Teodoro Guerrero, conocido por el Quiqui, acompañado a la guitarra por el maestro Juan Trujillo, cantares alusivos al género del juguete".

¡Toma ya! jarabe, zapateado, soledad (soleá) y lo que cita como 'cantares alusivos al género del juguete' no son otros que las alegrías/cantiñas gaditanas, según dixit el gran Demófilo, siendo este cantaor el primer gaditano que cultiva este género flamenco.

En el libro de Blas Vega "Conversaciones flamencas con Aurelio de Cádiz" este nos cuenta lo siguiente, en referencia al cante por Alegrías:

"B.V.- Entonces el creador de eso fue Enrique el Mellizo.

A.S.- Pero hubo uno aquí en Cái que la cantó mejor que él, uno que le decían el Quiqui, que la cantó mejor que Enrique. Se lo llevaron a Sevilla y La Macarrona se volvió loca cuando lo escucho cantar; que era embarcao, era fogonero de la compañía transatlántica .

B.V.- Ese Quiqui, que usté ha dicho no tiene nada que ver con Enrique Butrón.

A.S.- No, no que va. Enrique Butrón cantaba mas hondo que ese, ese es que tenía buena voz, calculo yo que tendría buena voz, yo no lo sentí cantar, eh; pero según dice la cantaba mejor que nadie esos cantes por alegrías, esa jotilla. Y se lo llevaron a Sevilla y se volvieron locas cuando lo escucharon cantar..."
 

Las siguientes noticias de este cantaor las conocemos tanto por Blas Vega como por Ortiz Nuevo y son referidas al mismo año 1867, en Sevilla, cuando nuestro biografiado cuenta con 19 años de edad. Resumidamente se puede decir que el Quiqui estuvo cantando e incluso bailando en el cuadro flamenco del Salón del Recreo (Sevilla) con Angustias Cruz, Juana La Sandita, Tío Martín, Romero el Artillero, Antonio El Pintor, Isabel Jiménez, entre otros destacados artistas.

Dos años después, mi amigo Faustino, realiza un gran hallazgo y lo encuentra actuando con otros grandes artistas en el Teatro del Balón, en una actuación a beneficio de Gabriel Monge 'El Nene de la Viña', donde toman parte los siguientes artistas: Quiqui, Patiño, Vicente el Colorao (que va a resultar ser Vicente Vives el Colorao el de las Viejas Ricas), Manuel Vives 'El Zapatero' (familiar del anterior), Antonio Mellado 'El Raspador", Manuel Monge (posiblemente el padre del 'Nene' pues así se llamaba y era herrero de profesión). En cuanto a cantes nos encontramos con un repertorio 100% Silveriano, como lo son los cantes siguientes;  Cantiñas, Alegrías, Seguiriyas, Polos entre ellos el de El Tobalo, Cañas y la  Rondeñas del Negro


El 24 de octubre de 1888 y en un desconocido Salón de Conciertos gaditano, ubicado en la calle Chantre nº 4, actúa con la guitarra del maestro José Tapia, los cantaores Manuel Caro 'Carito', Ana Loza y las bailaoras Dolores y Mercedes Jiménez 'Las Pitracas', Carlota y Rosario Ortega, Francisca Jiménez 'La Currilla' y Ana Luisa Jiménez 'La Jitanilla'. En 1891 y en el salón cantante 'El Invencible' (Cádiz) lo hace conjuntamente con los guitarristas Jose María Tapia y Francisco Molina, los cantaores; Tomás Ortega 'El Mezcle chico' Diego Ortega y el baile de Antonia Hernández, Ramona 'La Chica', Rosario 'la Flamenca' del Puerto (Coquinera), Lola Fernández 'Niña del Viejo' (hija del Viejo de la Isla), Francisca 'La Fea' y 'El Churri'  (Este anuncio y el anterior, ya fue publicado por Alberto Rodríguez en su blog Flamenco de Papel)


Es citado a su vez en El Globo de fecha 03 10 1908, en un artículo titulado 'Madrileñerías - Los cafés cantantes' como uno de los destacados artistas que actuaron en la Capital de España.

Falleció un año antes que Enrique 'El Mellizo' cuando tenía 63 años de edad, no 70 como publica el DIARIO DE CADIZ – SUPLEMENTO AL NUMERO DEL SABADO 01/07/1905

“Muerte repentina:

Esta madrugada, encontrándose en el restaurante “El Siglo”, Teodoro Guerrero Cazalla, conocido por el << Quiqui>>, de 70 años de edad, fue acometido de fatigas, con vómitos de sangre, trasladándose a la Casa de Socorro, en donde falleció, constituyéndose allí el Juzgado, que dispuso la traslación del cadáver al depósito.

El finado era persona muy conocida por haberse dedicado desde su niñez al cante flamenco, en alguna de cuyas especialidades era competente, poseyendo además hermosa voz, que había perdido de algunos años a esta parte.

Figuró en  los principales cuadros de cante andaluz, cuando hace tiempo este se encontraba en su apogeo, y no había población andaluza en donde no funcionara uno o dos cafés de esa índole.

Era persona de buenas cualidades y carácter.

Descanse en paz”